Todas las noticias

¿POR QUÉ EL RESULTADO ESTÉTICO DEL IMPLANTE NO ES EL QUE ESPERÁBAMOS?

¿Por qué el resultado estético del implante no es el que esperábamos?

Restaurar el aspecto natural de la boca, tanto a nivel funcional como estético es uno de los principales objetivos de la implantología.

Para comprobar que un implante ha sido correctamente colocado desde el punto de vista funcional nos podemos fijar en aspectos como la osteointegración o que no haya signos ni de infección ni de periimplantitis.

Sin embargo, no encontramos tantos aspectos concluyentes que nos indiquen que un implante ha quedado bien desde un punto de vista estético. Entonces, ¿Qué pistas podrían ayudarnos a determinar su éxito?

Por un lado, cabe recordar que el fracaso estético puede producirse inmediatamente después de la colocación del implante, pero también al de meses o años de realizar la intervención.

Una de las complicaciones más frecuentes suele ser el descontento del paciente con el color y la forma de la prótesis, que sucede, principalmente, en casos de restauración parciales y de piezas anteriores. Cuando, por ejemplo, tenemos que sustituir un incisivo superior, es complicado diseñar una pieza que coincida y encaje de forma armónica con el resto de los dientes naturales.

Otro de los aspectos que genera descontento es la recesión de las encías o la reabsorción ósea que se produce tras la pérdida o retirada de una pieza dental. En estos casos suele quedar visible, en mayor o menor grado, la parte metálica de la prótesis. Este efecto resulta antinatural y muchas veces confiere una impresión de falta de higiene y cuidado que, probablemente, no se ajuste a la realidad, por lo que el paciente puede desarrollar falta de autoestima y preocupación por sonreír enseñando la dentadura.

La mecánica del implante también juega un papel importante en la estética. Un aflojamiento de tornillos puede dificultar aspectos como el habla y provocar inseguridad en el paciente. No solucionarlo a tiempo puede provocar problemas más graves, como la rotura de la corona o el desplazamiento del propio implante.

Lo mejor para prevenir la aparición de este tipo de complicaciones es, sin duda, una exhaustiva planificación previa de la intervención. En el periodo postquirúrgico, las visitas periódicas y los controles mediante ortopantomografías son fundamentales para asegurar que todo está correctamente y poder solucionar de a tiempo cualquier complicación que pueda surgir.

 

 

Últimas noticias

¡Este 2020 no te pierdas ningún evento del sector implantológico!
Descargar